Multimets Formación

Just another WordPress.com site

S&P no es una marca de Champús

Ha amanecido el día borrascoso. La rebaja de rating de la deuda española por Standard & Poor’s coloca a la economía hispana en una delicada situación. Pues los mercados andan ‘miopes’ y solo ven ‘masas borrosas, Magister Almunia dixit. Así, cualquier noticia negativa sobre un país puede provocar descalabros económicos a la griega. Pero ¿Qué significa exactamente este hecho? ¿Existe una confabulación judeomasónica contra los intereses españoles? La agencia apunta que los principales factores tenidos en cuenta para tomar esta decisión se basan en el alto endeudamiento privado, la baja capacidad exportadora de las empresas españolas o el coste fiscal de las ayudas a la banca, una de las más saneadas de Europa, o eso nos dijeron, la inflexibilidad del mercado laboral, es decir una de las colas del paro más largas de toda Europa, y el ajuste fiscal.

Como bien se ha apresurado a matizar el Secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, estos hechos ya se apuntaron en el informe que emitió S&P en febrero de este año, en el que se mantenía el rating AA+ para nuestro país. Es decir que no nos pilla de rositas.
Aunque inesperada, porque la mayoría de las previsiones de otros estamentos económicos supranacionales no son tan severas, la medida debe ponernos en alerta. Los datos del primer trimestre de 2010 presentan luces y sombras. En el campo del endeudamiento privado los hogares han aumentado su tasa de ahorro, gracias a unos animal spirits desbocados que están hundiendo el mercado interior y a que los bancos cerraron el grifo del crédito. Las empresas exportadoras son las únicas que crecen durante este período y aunque ‘sólo’ supongan el 25% del PIB patrio es un sector claramente en auge. La fase de concentración de la banca ya ha comenzado, la llegada de Fainé al frente de la CECA supondrá un acicate para las fusiones de las cajas. Así, son el mercado laboral y el ajuste fiscal los principales lastres en el crecimiento del PIB para el período 2010-2016, argumento fundamental en las previsiones de S&P pues lo coloca en un 0,7%. Curiosamente el FMI cree que España crecerá un 1,2% durante el mismo período.

Al mercado laboral se le tacha de inflexible, es decir, es incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos. Es cierto. Para hacerlo siempre se considera que la flexibilización de dicho mercado es sinónimo a despidos más baratos, contratos más precarios… Pero esa sólo es una parte de la solución. Los contratos más precarios no son necesarios para satisfacer a perversos empresarios que se lucran explotando trabajadores. Estos contratos permiten al empresario adaptar su relación con los trabajadores en base a la productividad de su empresa. Es decir, ¿Puede un empresario asumir los costes salariales de un trabajador cuyo trabajo no crea riqueza ni directa ni indirectamente a largo plazo?

Pero no es esta la única solución, de hecho no sería una solución porque las medidas incompletas suelen fracasar. Para que la medida fuese efectiva debería dotarse al mercado laboral de herramientas para que este trabajador no esté demasiado tiempo parado entre empleo y empleo. La herramienta fundamental es el INEM, pero claro el INEM no es una agencia de empleo es una empresa de recursos humanos, desempleados.

El ajuste fiscal es otro al que hay que dar de comer aparte. El déficit fiscal, que tradicionalmente se dispara con gobiernos socialistas, supone que el gobierno gasta más de lo que recauda. Hoy en día, está disparado por las circunstancias. Nadie entendería que el gobierno limitara las prestaciones a los desempleados. Me gustaría preguntarle al señor Botín que cómo reaccionaría si el gobierno le retirara ‘el paro’ a todos los clientes del Santander que se encuentren sin trabajo. ¿Qué pasaría con la morosidad de nuestra banca si a todos los parados les quitamos el único ingreso con el que pueden hacer frente a sus letras hipotecarias? Es por esta razón que parece improbable que el partido popular consiguiese frenar este déficit, no se atreverían a presentar un ERE en la empresa más grande de España. Tampoco creo que los Españoles viésemos con buenos ojos la supresión de las ayudas para la venta de coches, la ayuda del alquiler, … No lo verían bien ni los ciudadanos ni los empresarios del sector.

Parece ser que la subida del IVA ayudará a ajustar el déficit recaudando más impuestos. Esto siempre que no se cumpla la vieja máxima liberal que dice que cuando los impuestos son más altos se consume menos.

Anuncios

Una respuesta a “S&P no es una marca de Champús

  1. --------------------------------- mayo 4, 2010 en 9:46 am

    >Casualmente vengo del Inem, concretamente del Servicio Andaluz de Empleo y no por gusto, evientemente. Y, sinceramente, discrepo de que sea la herramienta fundamental para solucionar nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: